EL PRESIDENTE PIDIÓ DIGNIDAD AL ANUNCIAR OBRAS EN CÁRCELES

Alberto Fernández cuestionó el hacinamiento en las cárceles, durante la inauguración de obras en el Servicio Penitenciario Bonaerense.

Este mediodía, el presidente Alberto Fernández inauguró 364 nuevas plazas y otras obras en tres cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), ubicadas en Florencio Varela, Magdalena y San Martín.

El acto, que siguió de forma virtual desde la Quinta de Olivos y que contó con la presencia de Axel Kicillof en Florencio Varela, forma parte de la inauguración del “Plan de Infraestructura Penitenciaria” del programa “Más trabajo, menos reincidencia”.

“No queremos que quien delinque no cumpla el castigo que merece. Queremos que ese castigo tenga las condiciones humanitarias que el mundo y la sociedad moderna reclama”, manifestó Fernández.

En ese sentido, previamente había manifestado que “si en las cárceles ponemos más camas y les damos la posibilidad de estudiar y de prepararse para el día de mañana, estaremos dando mejores condiciones sociales para el futuro”.

También reflexionó sobre el motivo que lleva a un delincuente a cometer delitos de forma reincidente: “Cuando las cárceles se hacinan y los presos terminan olvidados, al preso no le queda otra opción, cuando sale, que volver al mismo lugar donde aprendió el delito”.

“No queremos que quede impune el delito; que cuando ocurre, sea castigado, y que, cuando haya sentencia condenatoria, cumpla la condena en condiciones de dignidad”, enfatizó el mandatario.

Fernández, que es profesor de Teoría General del Delito y Sistema de la Pena en la UBA, aseguró que no está contento de crear cárceles, sino “conforme”. “Necesitamos construir cárceles porque si el delito crece, más gente será condenada y los condenados deben recibir un trato humanitario y ético”, remarcó.

“Que hoy estemos inaugurando unidades y nos comprometamos a más unidades penitenciarias que le den a los detenidos lugares más aptos y puedan capacitarse habla bien de nosotros”, aseveró el presidente, quien concluyó marcando la necesidad que las cárceles “no se conviertan en mercados negros”.

Compartí esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.