“VAMOS A TERMINAR CON ESTA ARGENTINA DEL ODIO”

Alberto Fernández participó del acto organizado por la CGT a 75 años del 17 de octubre de 1945 y afirmó que “no hay odios ni rencores”.

Compartí esta noticia

“Pasaron 75 años y el peronismo siempre mantuvo la regla de ser leal a su pueblo”, afirmó el mandatario.

El presidente Alberto Fernández participó hoy del acto por el 75° del Peronismo y afirmó que “hoy empezamos un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción” del país. También llamó a los argentinos a estar unidos “porque la pandemia no ha terminado”.

A 75 años del 17 de octubre de 1945, el día en que miles de obreros colmaron la Plaza de Mayo en reclamo por la liberación del General Juan Domingo Perón, Alberto Fernández participó del acto realizado en la sede de la CGT y manifestó: “Empezamos hoy un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción de la Argentina. A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros, sin odios ni rencores”.

“Vamos a terminar esta Argentina del odio porque nosotros creemos en la diversidad porque una sociedad que tiene un discurso único no es buena y todos vamos a tener derechos”, enfatizó el mandatario durante su discurso, que duró más de 20 minutos. En ese sentido, agregó: “Vamos a convocar a todos los argentinos a estar unidos porque el mundo nos exige la unidad porque la pandemia no ha terminado y no resolvimos el problema del virus”.

En un trayecto de su discurso, el mandatario aseguró que el peronismo “ha querido” que le toque a él ser quien “conduzca este presente” y liderar “en el medio de la tragedia que significa la pandemia”. En esa línea, señaló que el mundo está en el momento más difícil que ha experimentado, con el “derrumbe de sus economías”.

En una Argentina en crisis como era la Argentina de diciembre del año 2019 esa pandemia la condenó infinitamente más. Le hizo un daño infinitamente mayor”, aseveró el mandatario, que luego expresó “menos mal que gobierna el peronismo”. “Como buenos peronistas, hicimos lo que siempre hacemos los peronistas: pararnos primero al lado de los que más lo necesitaban”, explicó al respecto.

“El virus avanza, pero no nos derrota porque estamos de pie y unidos”, reflexionó Fernández ante la cúpula de la CGT, funcionarios del Gobierno, gobernadores, intendentes y legisladores.

Realizando una analogía con los inicios del movimiento peronista, recordó que “todo empezó en una situación que tiene cierta semejanza con el presente”, ya que “durante los años de Perón, fueron tiempos en que gran parte de la sociedad que había quedado en el olvido empezó a tener derechos y el trabajo se dignificó con el aguinaldo y las vacaciones”.

“Cuando el pueblo vio a su coronel que había dado derechos y reconocido un lugar en la sociedad estaba detenido, salió a la calle a reclamar por Perón y la historia cambió para siempre. Todos entendieron que había una Argentina invisible y que muchos creían que no existía, pero de repente asomo”, continuó rememorando el jefe de Estado.

En esa línea, destacó que “una vez y mil veces hicieron lo necesario para que el peronismo desaparezca de la Tierra y no pudieron porque el peronismo llegó a las entrañas del pueblo y le dio derechos” y expresó: “Tuvimos que pasar con nuestro líder 18 años exiliados, vivir en una tierra donde el nombre de Perón y Evita no podían pronunciarse, donde una marcha estaba prohibida. ¿Por qué? Solamente porque habíamos llegado a las entrañas del pueblo y le habíamos dado a ese pueblo los derechos que reclamaba. Solamente por eso”.

“Pasaron 75 años y el peronismo siempre mantuvo la regla de ser leal a su pueblo”, subrayó Fernández, que mas tarde añadió: “Perón y Evita fueron leales a su pueblo. Luego, Néstor (Kirchner) vino años después y su lealtad a la gente le permitió a muchos recuperarse a los que había sufrido en la crisis de 2001. Después vino Cristina (Kirchner) y le dio derechos a minorías como nadie otorgó durante la democracia”.

“Como dice el Papa Francisco, primero los últimos, porque si uno abandona en la pobreza a esos últimos esa sociedad nunca va a ser una sociedad valiosa y va a ser una sociedad injusta y desigual”, agregó.

En su discurso, incluso se permitió bromear, afirmando que “Dios debe ser peronista porque menos mal que el peronismo está gobernando la Argentina en estos momentos de pandemia porque en todos estos meses nuestra mayor preocupación es que nadie padezca más de lo que la pandemia ya hace padecer”.

Cristina no participó del acto, pero dejó un mensaje en sus redes sociales.

“A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros sin odios. Este acto no es el anti banderazo”, analizó el presidente, en una clara referencia a los distintos actos encabezados por la oposición en rechazo a su Gobierno. “Sepan que nacimos del amor a Perón y Evita, no hay odio ni rencores, sino lo que hay es ganas de poner de pie a la argentina de una vez por todas”, continuó.

El acto organizado por la CGT, que no tuvo presente a la vicepresidenta, comenzó esta mañana con la visita de Alberto Fernández y Axel Kicillof a la Isla Martín García, donde estuvo preso Juan Domingo Perón en los días previos al 17 de octubre de 1945. Al mismo tiempo, la manifestación virtual que se había organizado en un sitio web quedó truncada, debido a un “ataque informático masivo”.

Compartí esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *