MERLO: ASESINARON A GOLPES A BEBA DE 2 AÑOS

Los asesinos son la madre y el padrastro de la pequeña. El crimen fue descubierto tras la operación de autopsia sobre el cuerpo de Milena.

Compartí esta noticia

Un caso verdaderamente estremecedor se conoció en las últimas horas en Mariano Acosta donde una pareja llevó a una beba de apenas 2 años de edad al hospital porque se había “caído”, heridas por las que murió, pero al momento de practicarle la autopsia se supo que la pequeña había muerto por los golpes a los que fue sometida, por lo que ambos fueron detenidos.

Según el estudio de autopsia, Milena Natasha Senna Torres presentaba al menos 15 lesiones de diverso tipos, y con distintas evoluciones; si bien en un principio en el Hospital “Héroes de Malvinas” de Merlo creyeron la versión de la pareja, la policía sospechó del relato –una simple caída de un sommier no pude provocar tan severas contusiones– y la fiscal Alejandra Suárez Corripio, titular de la UFI Nº 8 del Departamento Judicial Morón, ordenó la autopsia.

El resultado fue estremecedor, ya que la menor presentaba lesiones en la cabeza, en el abdomen, en el hígado y en la pierna, por lo que la fiscal ordenó allanar la vivienda de la calle José Ingenieros al 1200 en la mencionada localidad del partido de Merlo, donde se detuvo a la madre, Milagro Esther Torres de 22 años, y a su pareja, y padrastro de Milena, Darío Eduardo Chamorro, de 26.

Torres está imputada por “homicidio agravado por el vínculo”, y Chamorro por “homicidio simple”, y ambos quedaron detenidos. Juntos a ellos, en la mencionada casa convivían el hermanito de Milena, de un año, el hijo de él, de cuatro, y todos presentaban signos de violencia doméstica.

Según trascendió, el resultado de la autopsia fue contundente respecto de las causas de la muerte de la menor: falleció por los golpes recibidos en la cabeza, tenía el hígado estallado y presentaba un litro y medio de sangre coagulada en la cavidad torácica.

La chiquita tenía, además, lesiones como luxación de tibia y hematomas en piernas, abdomen, cabeza y un labio roto, y al nosocomio llegó con por lo menos cuatro horas de muerta.

Como si todo lo dicho anteriormente fuera poco, tres meses atrás la justicia de Pilar le quitó la tenencia de la menor a su padre biológico para dársela a la madre, con lo cual la comparación con el caso Lucio Dupuy en La Pampa es inevitable.

Compartí esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.